8 ene. 2012

Permítamne en mi ignorancia intuir en esta historia una cierta aversión a la noche...¿Ustedes qué opinan?

Cuando las horas nocturnas agujerean una tras otra la cabeza con ordenada perversidad, más vale levantarse. Seguir en la cama es un suplicio; vagar por la casa también… pero menos.
Ruperto abandonó su lecho tras un nuevo proceso insomne y decidió asomarse al balcón, no con la intención de saltar, sino para contemplar con un poco de envidia una ciudad semiinconsciente.
De repente, algo le llamó la atención dentro de aquella escena estática: dos personas salieron de la residencia geriátrica de enfrente portando un saco enorme y, a juzgar por el esfuerzo que realizaban, muy pesado. Ruperto los vio arrastrar el oscuro bulto hasta un contenedor de basura, donde lo tiraron no sin grandes dificultades.
Su imaginación empezó a interrogarle: ¿Qué demonios hacía esa gente a las cuatro de la madrugada? ¿Tenían algo que ocultar? ¿Qué había en el interior del saco? Si minutos antes no podía dormir, ahora no podía vivir. Nervios y curiosidad son un cóctel peligroso.
Sin pensárselo dos veces, Ruperto agarró una linterna, salió de casa y no se detuvo hasta llegar al contenedor. Con miedo pero también con determinación, lo abrió, se encaramó como pudo a él y saltó dentro. No le intimidaron ni el hedor ni la suciedad reinantes; todos sus sentidos estaban centrados en aquella enorme bolsa negra.
Rasgó el recio plástico con manos inquietas y sin pudor alguno echó una descarada ojeada al interior…
Segundos más tarde, muy serio y con aire abatido, Ruperto regresaba a casa, pensando que la vida era… una basura.

6 comentarios:

  1. La imaginación vuela, Sir Seymour, y después nos encontramos con que no era nada importante.
    Tienes un blog interesante y lo presentas muy bien, desde el discurso hasta la plantilla.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  2. Apreciado Sir Seymour, en ocasiones las apariencias engañan. Aunque, tal vez, esto sea preferible a confirmar la certeza de la basura.
    Mis sinceros saludos.

    ResponderEliminar
  3. Suele pasar, al final resulta ser solo basura. Un blog interesante.
    Saluditos Sir Seymour.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, a ver, depende de dónde te busques la vida. Si la buscas en un contenedor de basura, pues...

    ResponderEliminar
  5. A veces nos montamos unas películas en la cabeza...Al final los comportamientos más cotidianos son los que encierran las conductas más sospechosas.

    Un placer que te pasaras por mi blog.

    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  6. mmmm ya sabemos del poder de la mente..."la ventana indiscreta" entro otros es muestra de ello...un saludo,e interesante relato

    ResponderEliminar

Este aristócrata ocioso y decadente leerá sus opiniones con sumo interés.